Martin Reverte y Asociados

Preocupaciones de la hostelería en relación con el derecho concursal

preocupaciones de la hosteleria

Esta tercera ola de pandemia ha dejado a varias comunidades autónomas divididas respecto a las restricciones que deben llevar a cabo. En el caso de Baleares, se ha optado por restricciones muy estrictas, postergando el cierre de la restauración hasta el 28 de febrero.

Actualmente el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares todavía no se ha pronunciado sobre los recursos presentados para la reapertura de los comercios, sin embargo, en el País Vasco la justicia falló el martes a favor de los hosteleros, permitiéndoles así la reapertura de sus negocios.

Después de varias manifestaciones por parte de los colectivos afectados, en los cuales se pedía la apertura de la hostelería y la dimisión de la presidenta de Baleares, hemos podido presenciar como diferentes empresarios de la hostelería nos han dicho literalmente.

¡Hemos tirado de ahorros, pero ahora mismo ya no queda nada! si no puedo abrir pronto, directamente no podré comer”

Esta situación desemboca en una inundación de ERTES en el sector hostelero, acumulando más del 46% de estos expedientes de regulación, Hasta ahora más de 100.000 bares, restaurantes y cafeterías han tenido que cerrar sus negocios en el primer trimestre del año en comparación a 2020. “Además, la restauración da trabajo a 1,7 millones de personas y supone el 4,7% del Producto Interior Bruto (PIB)”

Este escenario provoca un sentimiento de incertidumbre e indignación en todo el gremio, porque detrás de estas cifras existen miles de historias que merecen ser escuchadas y atendidas de la mejor manera posible.

Hoy me comentaba un amigo propietario de un bar lo siguiente:

Jesús, en marzo nos cerraron de un día para otro, tuvimos que pedir un ICO para poder pagar a los trabajadores, a parte de los que ya pedí para montar el bar, y ahora solo tenemos gastos y más gastos, pero no podemos tener ni un ingreso, ¿Cómo voy a pagar todo eso? Es totalmente imposible, porque por muchos números que haga no me salen las cuentas y llevo una semana planteándome cerrar el bar y mandarlo todo a tomar viento”

Desde Martín Reverte y Asociados, recomendamos un asesoramiento previo para analizar la situación y tranquilizar a la persona, ya que muchas veces piensan que todo puede ser mucho peor que lo que legalmente puede llegar a pasar.

Una vez analizado, si es posible, recomendamos primero un preconcurso”

Se intentaría un acuerdo extrajudicial de pagos con todos los acreedores que incluiría quitas y aplazamiento, o por el contrario un acuerdo de refinanciación, en ambos casos, la intención será salvar la empresa. Si no es posible, se estudiarán todas las opciones para evitar posibles responsabilidades del administrador de la sociedad y liquidar la empresa lo más rápido posible para no generar más deuda y poder empezar desde cero cuando todo esto pase.

Jesús Martín Vázquez, Socio Gerente de Martín Reverte & Asociados.

La información y el asesoramiento jurídico ofrecido en la sección Blog es orientativo y no vinculante. Si lo desea, puede contactar con nosotros en administracion@martinreverteasociados.com

Concurso exprés de empresas por el COVID-19

En las Islas Baleares, miles de personas viven del turismo de manera directa o indirecta, con dependencia al ingreso por temporada, lo que implica en estos momentos una situación de incertidumbre para gran parte de la ciudadanía.

 

«Múltiples empresas del sector turístico prevén una quiebra inminente«

No todas las empresas podrán superar la crisis económica, de manera que el concurso exprés puede ser el mejor aliado, ya que podrán extinguir el negocio de manera inmediata, con los mismos efectos que el concurso ordinario, pero sin administrador concursal.

En múltiples casos, el patrimonio de la sociedad no será suficiente para solventar los créditos contra la masa, por eso mismo el concurso la Ley Concursal prevé la posibilidad de concluir el concurso de acreedor por insuficiencia de la masa activa. 

Para ello, será necesario acreditar la situación de insolvencia económica por causas objetivas (como, COVID-19) y de esta manera ahorrar el procedimiento judicial, que en muchas ocasiones es largo y tedioso.

 

Requisitos:

-Que la empresa carezca de patrimonio, o que este sea residual a efectos de liquidación.

-La buena fe del empresario

-Acreditar que el administrado ha actuado de manera diligente y que la insolvencia ha sido por causas objetivas.

 

Para la buena fe, el Juez del concurso realizará un análisis, para no detectar irregularidad que puedan derivar en una acción de reintegración, impugnación o de responsabilidad

Resultados:

-Evitar responsabilidad al cumplir con la obligación de declarar concurso de acreedores

-Agilización del procedimiento de insolvencia

-Ahorre de costes públicos y privados.

-No genera el estigma del concurso ordinario al evitar pasar por la fase judicial.

-El empresario podrá iniciar una nueva empresa sin problemas

 

De esta manera, el empresario podrá finalizar la sociedad adeuda por causas objetivas sin el temor de una responsabilidad subsidiaria, finalizando todo el procedimiento en un periodo de tiempo de 1-3 meses.

Para más información sobre el procedimiento puedes contactar con nosotros.

Jesús Martín Vázquez, socio gerente de Martín Reverte & Asociados

La información y el asesoramiento jurídico ofrecido en la sección Blog es orientativo y no vinculante. Si lo desea, puede contactar con nosotros en administracion@martinreverteasociados.com

Martín, Reverte & Asociados

Asesoría jurídica y fiscal experta en derecho concursal de las Islas Baleares