Por qué deberíamos planificar nuestras finanzas para 2021

planificación financiera

Un plan financiero personal o familiar proporciona la hoja de ruta que necesitamos para progresar. Lo más aconsejable es empezar describiendo exactamente cuáles son nuestros objetivos financieros (hacia dónde queremos ir). El plan también es la hoja de ruta que describe los pasos que debemos seguir para llegar hasta allí.

Nuestros objetivos pueden ser diversos: pagar una deuda, ahorrar para una compra grande o planificar nuestra independencia financiera. Pues bien, un plan financiero familiar nos dirige y nos da las pautas necesarias para tomar decisiones financieras durante todo el año y más allá.

1. Revisar nuestra previsión de ingresos para el año

El primer paso para crear un plan financiero sólido para 2021 es calcular la cantidad de ingresos que esperamos obtener. Si tenemos nuestro propio negocio, deberíamos tener una estimación aproximada basada en años anteriores o proyecciones comerciales. Es mejor calcular de forma conservadora si no estamos seguros de cómo puede ser el año que acaba de comenzar.

2. Revisar todas nuestras deudas y el plan para pagarlas

Debemos tener una idea muy clara de cuánto pagaremos cada mes por la devolución de los préstamos. Determinaremos el método que usaremos para liquidar antes y de forma efectiva la deuda que más nos oprime.

3. Listar nuestra previsión de gastos para todo el año

Después de revisar las deudas y su plan de pago, es hora de revisar nuestros gastos mensuales y anuales. Si ya tenemos un seguimiento de nuestros gastos en base a un presupuesto mensual, volvamos a revisar los apartados de gastos para verificar si podemos optimizarlo haciendo algunos ajustes.

Hay que tener en cuenta cualquier gasto inusual o grande que tendremos durante el año, como por ejemplo gastos de mantenimiento del coche, compras grandes, reparación o renovación del hogar, etc.

Si aún no realizamos un seguimiento de nuestras finanzas y no seguimos un presupuesto, es importante que empecemos con ello lo antes posible. Más del 85% de las personas ricas comenzaron su proceso de creación de riqueza con estos dos sencillos pasos. Si queremos empezar a ahorrar más, este es nuestro primer paso.

Hay diversos programas y aplicaciones que nos permiten elaborar fácilmente presupuestos familiares y mantener un registro de nuestros gastos mensuales.

Una vez que hayamos revisado nuestro presupuesto, es buena idea volver al plan de préstamos y comprobar si necesitamos realizar ajustes en función de la cantidad de dinero que realmente esperamos tener disponible cada mes.

4. Enumerar nuestras metas financieras a corto y largo plazo

Esta es la parte divertida: soñar en grande y escribir nuestras metas financieras. Ésta es la razón por la que se nos tomamos el tiempo necesario para redactar nuestro plan financiero. Utilizaremos este plan para avanzar y lograr el futuro financiero con el que soñamos.

5. Establecer metas financieras a largo plazo

Comenzaremos con nuestras metas a largo plazo, las que esperamos alcanzar en 5 años o más. ¿Queremos ahorrar para algo grande, crear un fondo de vacaciones para poder viajar todos los años o comenzar a invertir para generar riqueza? ¿Soñamos con dejar de vivir de una nómina y comenzar nuestro propio negocio?

Pensemos en cuándo deseamos jubilarnos o alcanzar la independencia financiera y cuánto dinero necesitaremos para hacerlo. Revisaremos el montante que queremos conseguir para nuestra jubilación y comprobemos que nuestro plan de ahorros está bien encaminado.

Cuando decidamos cuáles son las metas financieras que son más importantes para nosotros y nuestra familia, debemos ser específicos y definirlas claramente. Deberíamos poder realizar un seguimiento de nuestro progreso y saber exactamente qué necesitamos para lograrlo.

Si esto parece abrumador, hay multitud de tutoriales y publicaciones online al alcance de todos, la mayoría gratuitos y muchos excelentes para llegar a ser maestros de nuestra planificación financiera.

6. Establecer metas financieras a medio plazo

De manera similar a lo que hemos hecho estableciendo nuestro objetivo financiero a largo plazo, pensemos ahora en lo que queremos lograr en los próximos dos o tres años.

Por ejemplo:

Objetivo a 3 años: ahorrar 6.000 euros para un viaje con la familia a Nueva Zelanda.

Pasos para lograr este objetivo: Abrir una cuenta de ahorros para viajes y ahorrar 2000 euros cada año.

7. Establecer metas financieras a corto plazo (para el año 2021)

Escribiremos cualquier objetivo específico a corto plazo que podamos tener y que esté separado de nuestros objetivos a largo plazo. Luego, sin olvidarnos de nuestras metas a largo plazo, pensemos en cuáles deben ser nuestras metas financieras para el 2021.

Por ejemplo:

– Objetivo a largo plazo: ahorrar 80.000 euros para el pago de la entrada en la compra de un piso.

– Objetivo a corto plazo para este año: Pagar 5.000 del préstamo de consumo y ahorrar 10.000 euros para la entrada del piso.

Está bien tener objetivos separados a corto y medio plazo. Sin embargo, si nuestra meta a medio plazo es ahorrar 20.000 para comprar un coche nuevo pero nuestra meta a 5 años es ahorrar 80.000 euros para la entrada de un piso, ese coche claramente está perjudicando nuestra meta para el largo plazo.

8. Planifiquemos los ajustes en función de nuestros objetivos

Así como verificamos si nuestras metas a corto y mediano plazo están alineadas con nuestras metas a largo plazo, analicemos si nuestras metas son compatibles con nuestros ingresos. Ahora que ya tenemos un presupuesto de ingresos y gastos y planes para el pago de los préstamos y ahorros que deseamos para la jubilación, sabremos cuánto dinero nos queda para lograr nuestras metas financieras. ¿Necesitamos ampliar el plazo de tiempo? ¿O podemos ajustar nuestros ingresos?

9. Qué hacer si nuestras metas son más ambiciosas que nuestros ingresos

Muy posiblemente vamos a descubrir que nuestros objetivos no están en línea con nuestros ingresos reales. Volvamos atrás y revisemos el presupuesto en detalle. Examinaremos todas las categorías y buscaremos formas de reducir los gastos mensuales. Sorprende saber cuánto suma un café con leche a diario o comer fuera de casa.

Si descubrimos que ni siquiera estamos cerca de cubrir nuestros objetivos financieros a corto y largo plazo, existen algunas posibles soluciones.

10. Ajustar nuestro presupuesto

La mayoría de nuestros gastos se producen en solo dos o tres categorías principales. Para la mayoría de las personas, estos son: alojamiento, comida y transporte. A veces, la atención médica, los impuestos y el cuidado infantil también pueden representar gran parte de lo gastado. Al realizar grandes cambios dentro de estas categorías, podremos obtener un impacto significativo en nuestros gastos anuales.

11.Conseguir ingresos adicionales

Revisemos las habilidades que tenemos actualmente y pensemos en profundidad. Tenemos que conseguir ideas sobre cómo utilizar nuestras habilidades para obtener esos ingresos adicionales. Quizás podemos proporcionar algún tipo de servicio como autónomo, convertirnos en consultores, crear un curso, vender productos o servicios on-line.

Si no se nos ocurre ninguna idea, hay que investigar qué habilidades están en demanda y son fáciles de aprender, luego encontraremos una manera económica y rápida de aprenderlas. Una excelente manera de investigar esto es analizar qué tipo de servicios y productos se están demandando en la actualidad.

12. Trabajo a tiempo parcial

Puede que no suene muy atractivo, pero incluso un trabajo a tiempo parcial mal pagado puede ser de gran ayuda para lograr nuestros objetivos financieros.

Comprobaremos si hay otro puesto en nuestra empresa actual que se remunere mejor. O si tenemos un trabajo a tiempo parcial, comprobaremos si podemos trabajar a tiempo completo en el mismo puesto.

13. Conocer nuestro valor de mercado

Uno de los beneficios de cambiar de trabajo es que aprendemos exactamente cuál es nuestro valor real de mercado. Para aquellos que han estado en la misma empresa durante muchos años, es posible que ya no conozcan su verdadero valor. Intentemos establecer contactos e investigar otros puestos para los que estemos cualificados. Preguntemos a otras personas, busquemos información, descubramos otros campos, valoremos seriamente la posibilidad de trabajar por cuenta propia o iniciar nuestro pequeño negocio.

Si vemos que en base a nuestro valor de mercado deberíamos estar ganando más de lo que ganamos actualmente intentemos negociar un aumento o consideremos cambiar de trabajo, incluso trasladándose a vivir al extranjero.

Las previsiones son que en unos años la mayoría de trabajos serán realizados por profesionales independientes o autónomos (freelancers), que prestarán sus servicios a diversos clientes o empresas. El típico trabajo con contrato laboral para un solo empleador será exclusivo de unas pocas profesiones o funcionarios públicos. Debemos ser conscientes de a dónde se dirige el mercado del trabajo y empezar a prepararnos seriamente en este sentido. El trabajador que recibe una nómina siempre tendrá, por lo general, un trabajo más precario y peor remunerado.

Resumen:

Mucha gente anda por la vida sin un plan financiero establecido. Las razones más comunes incluyen:

• Sentirse abrumado e inseguro de cómo redactar un plan financiero.

• Creer que un plan de finanzas personales solo es necesario si eres rico.

• Creer que necesitas gastar mucho dinero para que un profesional establezca tu plan financiero familiar.

Sin embargo, cualquier persona puede beneficiarse enormemente de escribir y seguir un plan de finanzas personales. Especialmente ahora si se tiene poco dinero. Este plan es lo que nos permite definir claramente nuestros objetivos financieros y determinar luego la hoja de ruta para llegar hasta allí.

Un plan financiero es cómo tomar el control de nuestras finanzas, saber dónde nos encontramos ahora y establecer la hoja de ruta para llegar hasta donde deseamos estar en el futuro.

En Martín Reverte & Asociados asesoramos a nuestros clientes de forma real y honesta. Si quieres asesorarte sobre cómo gestionar el pago de impuestos o aprender más sobre cómo gestionar tu dinero, te invitamos a que leas otros artículos de nuestro blog.

La información ofrecida en la sección Blog es orientativa y no vinculante. Si lo desea, puede contactar con nosotros en administracion@martinreverteasociados.com

Marcos Vera, Socio y Asesor fiscal en Martín, Reverte & Asociados.

Deja una respuesta