Modificación de los créditos públicos en el Texto Refundido de la Ley Concursal

Modificación de los créditos públicos en el Texto Refundido de la Ley Concursal

El 5 de mayo de 2020, se aprobó el Texto refundido de la Ley Concursal (en adelante, TRLC). con el objetivo de armonizar y clarificar la legislación concursal. Esto se debe, a que la LC se ha modificado en 28 ocasiones desde su aprobación en 2003, lo que ha generado jurisprudencia dispar y falta de seguridad jurídica.

El nuevo texto refundido consta de 752 artículos separado en tres libros: concurso de acreedores, derecho preconcursal y derecho internacional privado, y entrará en vigor el 1 de septiembre de 2020.

  • Clasificación créditos públicos

La clasificación de los créditos, contemplado en el artículo 269 TRLC, nos indica que los créditos serán clasificados en privilegiados, ordinarios y subordinados.

Respecto a los créditos con privilegio general, el artículo 280 TRLC nos indica en su apartado 2, que tendrán la consideración de créditos con privilegio general las cantidades correspondientes a retenciones tributarias y de seguridad social debidas por el concurso en cumplimiento de una obligación legal, aunque el apartado 4 del mismo artículo, nos indica que los créditos de derecho público que no tengan privilegio especial ni el privilegio general mencionado, será considerado en su 50% créditos con privilegio general. Para el cálculo del 50% se deducirán los créditos con privilegio especial, los créditos con privilegio general del apartado 2 y los créditos subordinados

También tendrán la consideración de crédito privilegiado, artículo 280.5 TRCL, los créditos por responsabilidad civil derivado del delito contra la Hacienda Pública y contra la Tesorería General de la Seguridad Social.

Las multas y demás sanciones pecuniarias, artículo 281.4 TRCL, tendrán la consideración de créditos subordinados.

  • Plan de pagos

El artículo 488 TRLC, nos índica como presupuesto objetivo para la obtención del BEPI, haber satisfecho los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados e intentar celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos. Sin embargo, el artículo 493 TRLC, nos explica el presupuesto objetivo especial, en el cual se podrá solicitar el BEPI con sujeción a un plan de pagos de la deuda no exonerada, este plan de pago será aprobado judicialmente y se hará constar en el Registro público concursal durante 5 años (artículo 494 TRLC), sin que los créditos incluidos puedan devengar interés (artículo 495.3 TRLC).

Sin embargo, en la propuesta del plan de pagos, el artículo 495 TRLC nos indica que la tramitación de aplazamiento o fraccionamiento de los créditos públicos se regirá por la norma específica, y no dentro del plan de pagos. El plan de pagos será aprobado por el juez del concurso en los términos de la propuesta o con las modificaciones que estime oportunidad (artículo 496 TRLC), concediendo provisionalmente el BEPI respecto a los créditos no incluidos en plan de pagos a excepción de tres supuestos:

-los créditos con privilegio especial en la parte que pudiera gozar de privilegio general

-los créditos de alimentos

-los créditos de derecho público, reiterando que estos últimos se regirán por lo dispuesto en la normativa específica, artículo 497 TRLC.

Podemos observar que en el proyecto de TRLC, la propuesta de plan de pagos estaba contemplada en el artículo 494, que decía lo siguiente:

A la solicitud de exoneración del pasivo insatisfecho acompañará el deudor una propuesta de plan de pagos de los créditos contra la masa, de los créditos concursales privilegiados, de los créditos de Derecho público, de los créditos por alimentos y de la parte de los créditos ordinarios que incluya el plan.

En conclusión, podemos observar un cambio fundamental en relación con los créditos públicos desde el proyecto de TRLC al definitivo TRLC, provocando la no inclusión de los créditos públicos al plan de pagos, sin que puedan verse afectados por la extensión de la exoneración en caso de plan de pagos, así como también, eliminando la aprobación judicial ya que remite a la normativa específica.

  • Extensión de la exoneración

En cuanto a la obtención del BEPI, artículo 491 TRLC, podemos observar que el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho se extenderá a la totalidad de los créditos insatisfechos, exceptuando los créditos de derecho público y por alimentos.

Sin embargo, en el proyecto de TRLC, estaba contemplado en el artículo 490, y tenía una diferencia esencial, ya que en el proyecto se contemplaba un apartado 3, que decía lo siguiente “En todo caso, la exoneración incluirá a los créditos de Derecho público”.

Como bien indica el informe del Consejo General del Poder Judicial, aprobado día 26 de septiembre de 2019, sobre el proyecto del TRLC (punto 467), este cambio podría deberse a que esta declaración excedería del mandato para regularizar, aclarar y armonizar textos legales, ya que estaría incluyendo nuevos mandatos jurídicos, aunque añade que la inclusión ayudaría la operatividad del sistema del concurso.

Martín, Reverte & Asociados

Expertos en derecho concursal de las Islas Baleares

Deja una respuesta