Concurso de acreedores de empresa (I)

Concurso de acreedores de empresa

¿Qué es un concurso de acreedores de empresa?

El concurso de acreedores de empresa es un procedimiento que se sustancia ante los juzgados de lo mercantil, cuando este no puede atender sus obligaciones de pago o prevé que no podrá atenderlas (insolvencia actual o inminente), mediante este proceso se intentará un acuerdo con los acreedores a fin de acordar quitas o aplazamientos, con el objetivo de no causar la liquidación del patrimonio del deudor. Sin embargo, si no es posible lo anterior, se realizará una liquidación ordenada del patrimonio del deudor, asegurando el pago por el orden determinado en la ley.

ATENCIÓN:

Debemos diferenciar como dice el art. 29 del TRLC, entre el concurso voluntario (presentado por el empresario en el plazo de dos meses desde el conocimiento de la insolvencia) y concurso necesario (presentado por un acreedor, o un socio, después de la imposibilidad de hacer efectivo el cobro).

¿Cuáles son las fases del concurso de acreedores de empresa?

En primer lugar, encontraríamos los actos previos, dónde deberá aportar el deudor la documentación general y contable (art. 7 y 8 TRLC), como también la solicitud de iniciación (art. 6 TRLC). Se pueden solicitar medidas cautelares (para proteger los bienes de la sociedad) que deberán admitirse mediante auto.

Con auto de declaración del concurso se iniciaría la fase común, en la cual el deudor está obligado a colaborar y ve limitadas sus facultades patrimoniales. A su vez, los acreedores, ven limitado su poder de reclamación, ya que se deben respetar el orden de prelación de créditos y el principio par conditio creditorum (se trata de un principio del derecho concursal que consiste en la paridad de tratamiento en igualdad de condiciones, para los acreedores).

  • Como pilar fundamental, encontraremos la figura del administrador concursal (abogado o economista designado por el Juzgado con una serie de particularidades que no entraremos a valorar en este artículo) que se encarga de conservar y administrar la masa activa de la sociedad, así como clarificar la masa pasiva para determinar el alcance del concurso, concluyendo con un informe. (art. 474 TRLC).

Seguidamente, encontramos la fase de resolución, en la cual diferenciaremos entre resolución mediante convenio con los acreedores, (dónde podemos encontrar esperas y quitas de la deuda), regulado en los artículos 315-405 del TRLC, y que requerirá la aprobación judicial. O la resolución mediante liquidación (la más habitual), regulada en los artículos 406-428 del TRLC. Esta última resolución se trata de la liquidación del patrimonio de la sociedad para el posterior pago a los acreedores.

En último lugar, encontraríamos la calificación del concurso (art. 441 TRLC), dependiendo de las circunstancias del caso podrá ser calificado como fortuito o culpable, en caso de declararse la culpabilidad del concursado, podrá ser objetivo de responsabilidad civil e incluso penal según las condiciones del caso.

En Martín Reverte & asociados nos permitimos afirmar que somos la firma que necesita para cumplir sus expectativas concursales. Nos diferenciamos por nuestro trato exclusivo al derecho concursal a nivel autonómico y nacional. Si lo desea puede recibir una información más personalizada para su caso en cuestión.

La información ofrecida en la sección Blog es orientativa y no vinculante. Si lo desea, puede contactar con nosotros en administracion@martinreverteasociados.com

Deja una respuesta